CUADRO DE SITUACIÓN

Para el 2030 habrá 9.000 millones de personas, se consumirá 50% más de petróleo y energía, se necesitará producir 30% más de alimentos y otro tanto de agua potable, la contaminación se habrá elevado a 450 ppm de CO2 y la temperatura 1º C, habremos talado tanto como la superficie de Francia, se habrá perdido el 10% de las especies, los caladeros agotados y necesitaremos 2 planetas para sobrevivir. El crecimiento de ciudades ocupará un área equivalente a Francia, Alemania y media España, mientras habrá 2 millones más de personas por semana. Pero, estaremos colonizando Marte y habrá robots…

1.- ¿QUÉ SIGNIFICA REBASAR 400 PPM CO2?

Acabamos de superar las 410 ppm.

Hemos quemado tantos combustibles fósiles y tantos árboles que hemos puesto el nivel de CO2 más alto de lo que ha estado en el último millón de años. Esto ha elevado la temperatura media del planeta en un grado (por ahora), ha fundido hielo polar y glaciar suficiente para sepultar España con una capa de más de 20 metros, ha calentado y acidificado los océanos. Algunos eventos climatológicos extremos ocurren más a menudo y son más potentes. Y esto, de seguir ocurriendo las causas, se intensificará en las décadas venideras.

El CO2 permanece siglos en la atmósfera. Y los procesos que lo causan tienen una inercia de décadas. Primero, aunque parásemos hoy las emisiones, el calentamiento seguiría (aunque amortiguado y residual). Pero no es posible parar las emisiones de un día para otro. Ni de un año para otro.

Eso implicaría que, hacia 2030 se rebasaría el nivel de 450 ppm y, si se consiguiera llegar a Emisiones Cero antes de 2100, muy probablemente, superar las 500 ppm en aquella fecha.

Habría calentamiento medio por encima de los 2ºC y habría eventos climáticos peligrosos. Pero ese nivel comenzaría a descender lentamente… Se podrían reforestar millones de KM2… Se podrían desarrollar diversas técnicas de “emisiones negativas”… Habría esperanza para reducir ese nivel por debajo de 450 ppm en las décadas siguientes…

John Church, investigador del nivel del mar en la Universidad de Tasmania dice que estos procesos tienen una inercia de siglos. Que los océanos, los glaciares y los hielos polares están fuera de equilibrio, por lo que el nivel del mar seguirá subiendo durante siglos, hagamos lo que hagamos.

La concentración de CO2 en la atmósfera se mide en partes por millón (ppm).

270 era la concentración en la época preindustrial.

350 es considerado como el ideal a donde deberíamos llegar.

410 es la concentración actual.

450 ppm es el nivel con el sobrepasaríamos el límite marcado de aumento de dos grados.

Al ritmo actual de emisiones, se alcanzaría dicho límite antes de 2030.

2.- 1ºC MÁS Y LOS OCÉANOS SUBIRÁN HASTA 9 METROS

Evitar que la temperatura aumente más dos grados centígrados no es suficiente, concluyó el Dr. James Hansen, experto en cambio climático y antiguo científico de la NASA. Según explica en su estudio publicado en la revista científica European Geoscience Union, dos grados más de calentamiento global pueden ser catastróficos para la humanidad, pues en solo 50 años el nivel del mar aumentará 3 a 8 metros.

La situación ya se había vivido antes. La evidencia indica que un aumento en la temperatura de solo 1 grado centígrado, llegó a aumentar el nivel del mar entre 4 y 9 metros, lo que conllevó en su momento a que se formarán tormentas extremas hace más de cien mil años.

Dos grados Celsius de calentamiento haría un planeta Tierra mucho más cálido que durante el Eemiano, y lo llevaría más cerca de las condiciones del Plioceno, cuando el nivel del mar era unos 25 metros más alto que hoy,

Hansen, dijo que el registro paleoclimático sugiere que cada grado Celsius que sube en la temperatura global finalmente podría suponer 20 metros de subida del nivel del mar.

La emisión por causas humanas de dióxido de carbono en la atmósfera también presenta a los climatólogos algo que nunca habían visto en 65 millones de años de registros de los niveles de dióxido de carbono.

3.- LA POBLACIÓN DE PECES CAYÓ A LA MITAD

La cantidad de peces que hay en los océanos se ha reducido a la mitad desde 1970 por la sobrepesca y otras amenazas que han llevado a los caladeros “al borde del colapso”.

Las poblaciones de algunos peces comerciales, como el atún, la caballa y el bonito, cayeron en ese período casi un 75 por ciento, según un estudio de WWF y la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL, por sus siglas en inglés).

Hay un descenso masivo en especies que son críticas” tanto para el ecosistema como para la seguridad alimentaria de miles de millones de personas. El océano es resistente, pero tiene un límite.

4.- CONTAMINACIÓN OCÉANICA

La zona de alta acumulación de residuos flotantes detectada en los últimos años entre California y Hawai es denominada por los expertos la Gran Mancha de Basura del Pacífico (GPGP, por sus siglas en inglés) y conocida popularmente como “la isla de los plásticos”. Pero lo que los científicos desconocían hasta ahora era su crecimiento exponencial: un equipo reveló que los 1,8 billones de desechos tóxicos que pesan 79.000 toneladas ya ocupan una superficie cubierta de basura de forma más o menos uniforme de 1.600.000 km2, casi tres veces el tamaño de Francia o cinco el de la provincia de Buenos Aires.

El 88% de la superficie de los océanos está contaminada con plástico.

5.- 7 MILLONES POR AÑO MUEREN POR LA CONTAMINACIÓN

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revelado que el coste económico de las cerca de 600.000 muertes prematuras y todas las enfermedades causadas por la contaminación atmosférica en Europa ascendería a unos “asombrosos” 1,6 billones de dólares cada año, unos 1,4 billones de euros, una cifra equivalente a la décima parte del Producto Interior Bruto (PIB) de la región en 2013.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación del aire que respiramos constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.

6.- IRRACIONALIDAD DEL CAPITAL

Durante el 2017, 500 multimillonarios poseen 5,3 billones de dólares, más que 3.500 millones de seres humanos que no superan entre todos los 2,2 billones de dólares.

Según UNICEF los que tienen menos se reparten sólo el 2% del PIB mundial.

De acuerdo con Oxfam, Estados Unidos y la UE consumieron 9,2 billones de dólares por causa de la crisis de los créditos tóxicos, financiando a los bancos. Con esos fondos el mundo no hubiera pasado hambre durante 300 años.

Hoy el 1% de la población concentra el 82% del total de la riqueza mundial según Oxfam, con tendencia a concentrar el 90% y causar la asimetría entre ricos y pobres, más grande de toda la historia conocida.

7.- LA BOMBA DEL METANO ÁRTICO

El consenso científico predice un ascenso oceánico de sólo 1 metro para el 2100. No considera la liberación de los inmensos depósitos de hidratos de gas metano submarino ártico, 35 veces más potente en efecto invernadero que el CO2, y que puede elevar la temperatura promedio del planeta en 6º C y en 12º C en los polos. Iniciando así un deshielo global. Si se descongela Groenlandia las aguas subirán 7 metros, si lo hace Antártida serán otros 70 metros… Mientras en ciudades costeras se invierte en mejorar plazas y espacios públicos, cuando todo empezará a inundarse y perder valor inmueble para el 2050 a más tardar.

El permafrost tiene una edad geológica de más de 15.000 años, y ahora está en continuo deshielo, proceso por el cual libera a la atmósfera muchas toneladas de metano y dióxido de carbono.

A la profundidad de 300 metros existen inmensos depósitos de hidratos de gas metano, también llamados clatratos. Se mantienen estabilizados mientas se conserven las condiciones de presión del agua y la temperatura. Hace 15.000 años atrás hubo un calentamiento global y se liberaron estos depósitos submarinos hacia la atmósfera determinando el fin de la Era de Hielo y el derretimiento de los glaciares continentales. Esto puede repetirse nuevamente si la temperatura promedio global sigue aumentando.

8.- FALTARÁ EL AGUA POTABLE

La crisis del agua, lejos de ser una amenaza futura, es una amarga realidad para los 700 millones de personas en el mundo que no tienen acceso al agua potable, y muy pronto, en unos diez años, ese escenario se extenderá hasta alcanzar a 1.800 millones de personas, que se encontrarán en situación de escasez grave de agua, de acuerdo con datos de Naciones Unidas. Si no hay cambios, en 2025, dos de cada tres personas vivirán en condiciones de estrés hídrico.

9.- 815 MILLONES PASAN HAMBRE

Tras haber disminuido de forma constante durante más de una década, vuelve a aumentar el hambre en el mundo, que afectó a 815 millones de personas en 2016 –el 11 por ciento de la población mundial–, según la nueva edición del informe anual de la ONU sobre seguridad alimentaria y nutrición publicada recientemente. Al mismo tiempo, múltiples formas de malnutrición amenazan la salud de millones de personas.

Este incremento –de 38 millones de personas más respecto al año anterior– se debe en gran medida a la proliferación de conflictos violentos y de perturbaciones relacionadas con el clima, según explica El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017.

Unos 155 millones de niños menores de cinco años padecen retraso en el crecimiento (estatura demasiado baja para su edad), según el informe, mientras que 52 millones sufren de emaciación, lo que significa que su peso es demasiado bajo para su estatura. Se estima además que 41 millones de niños tienen sobrepeso. La anemia en las mujeres y la obesidad adulta son también motivo de preocupación. Estas tendencias son consecuencia no solo de los conflictos y el cambio climático, sino también de profundos cambios en los hábitos alimentarios y de las crisis económicas.

10.- CASI 30.000 NIÑOS MUEREN POR DÍA

Según datos de UNICEF alrededor de 29.000 niños y niñas menores de cinco años- 21 por minuto-  mueren todos los días, especialmente de causas que se podrían evitar.

Más de un 70% de los casi 11 millones de muertes infantiles que se producen todos los años se deben a seis causas: la diarrea, el paludismo, las infecciones neonatales, la neumonía, el parto prematuro o la falta de oxígeno al nacer.

Estas muertes se producen sobre todo en el mundo en desarrollo. Un niño de Etiopía tiene 30 veces más probabilidades de morir al cumplir cinco años que un niño de Europa occidental. Entre las muertes infantiles, en Asia meridional y central se producen las mayores cifras de muertes neonatales, mientras que en África subsahariana se registran las tasas más elevadas. Dos terceras partes de las muertes ocurren en solamente 10 países.

Y la mayoría se pueden evitar. Algunas de estas muertes se deben a enfermedades como el sarampión, el paludismo o el tétanos. Otras son el resultado indirecto de la marginación, los conflictos y el VIH/SIDA. La desnutrición y la falta de agua potable y saneamiento contribuyen a la mitad de todas estas muertes infantiles.

Pero las enfermedades no son inevitables, ni tampoco los niños enfermos tienen por qué morir. Las investigaciones y la experiencia indican que 6 millones de los casi 11 millones de niños y niñas que mueren todos los años podrían salvar la vida por medio de medidas nada sofisticadas, basadas en pruebas empíricas y eficaces en relación a sus costos, como vacunas, antibióticos, suplementos de micronutrientes, mosquiteros tratados con insecticida y una mejora de las prácticas de atención familiar y lactancia materna.

Estas medidas forman la base de las actividades de UNICEF para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir, y se llevan a cabo por medio de cientos de aliados y de las oficinas sobre el terreno –así como empleados itinerantes– en todo el mundo.

11.- YA NECESITAMOS UN PLANETA Y MEDIO POR AÑO

En menos de ocho meses alcanzamos el Día del Exceso de la Tierra, cuando nuestra huella ecológica supera la capacidad del planeta para regenerarse. De mantener esta tendencia necesitaremos al menos 3 planetas para abastecernos en 2050. En 1961, la humanidad consumía tan solo dos tercios de los recursos naturales disponibles. En ese mismo año, la mayoría de los países todavía tenían saldo ecológico positivo, es decir, su huella ecológica era más pequeña y sostenible. Actualmente necesitamos un planeta y medio para abastecer las necesidades de consumo de la humanidad. Si mantenemos esta tendencia, requeriremos al menos tres planetas para abastecernos en 2050.

La superficie forestal es cada vez menor, los recursos naturales hídricos son cada vez más escasos, la calidad de la tierra se está degradando y la diversidad biológica se está minando. A la vez, la dependencia de los combustibles fósiles genera emisiones de C02 que el planeta es incapaz de absorber.

12.- LA BIODIVERSIDAD SE REDUJO EN UN 60%

La edición del Informe Planeta Vivo 2018 de WWF muestra la tremenda presión a la que la humanidad está sometiendo al planeta. Latinoamérica ha perdido el 83% de las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles en los últimos 40 años. Ese impacto en la vida silvestre es mayor que las pérdidas globales en el mismo periodo, que son de 60%.

Las poblaciones de vertebrados silvestres se han reducido a la mitad en los últimos 40 años.

El estado de la biodiversidad mundial está peor que nunca. El Índice Planeta Vivo® (IPV), que mide las tendencias de miles de poblaciones de especies de vertebrados, presenta una disminución de 60 por ciento entre 1970 y 2014. Dicho de otra manera, el número de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces en todo el planeta es, en promedio, la mitad de lo que era hace 40 años. Esta es una disminución mucho mayor que las que se habían reportado anteriormente, gracias a una nueva metodología que busca ser más representativa de la biodiversidad global.

La biodiversidad se está reduciendo tanto en las regiones templadas como en las tropicales, pero la disminución es mayor en el trópico. Entre 1970 y 2010, se produjo una disminución de 32 por ciento en 6.569 poblaciones de las 1.606 especies en el IPV templado. El IPV tropical muestra una reducción de 56 por ciento en 3.811 poblaciones de 1.638 especies durante el mismo período.

América Latina presenta la disminución más dramática –una caída de 83 por ciento. La pérdida de hábitats, y la degradación y explotación debidas a la caza y la pesca, son las principales causas de esta disminución. El cambio climático es la siguiente principal amenaza común, y es probable que ejerza mayor presión sobre las poblaciones en el futuro.

13.- LA CAUSA DEL PROBLEMA ES LA SUPERPOBLACIÓN

El problema de la contaminación y del Calentamiento Global es un derivado de que cada vez seamos más seres humanos sobre el planeta. En el 2050 seremos 12.000 millones y en el 2100 18.000 y necesitaremos para esa fecha casi el equivalente a los recursos naturales de 6 planetas Tierra para alimentar nuestra voraz civilización. Si la tasa de crecimiento vegetativo poblacional se mantuviera en el 2% anual, como sucedió en los 80´ del siglo pasado para el 2050 seríamos 15.000 millones y para el 2100, 30 mil millones, mientras que para el 2840 llegaríamos a 14.745,6 billones de seres humanos. Necesitando entonces la Humanidad colonizar más de 1 millón de exoplanetas para sobrevivir. Mucho antes que esto suceda, como los habitantes de la isla de Pascua, habremos talado todos los bosques y matado a todos los animales y peces, por lo que nos quedaremos sin alimentos para consumir. La contradicción será contar con altísima tecnología y un paquete de arroz al valor de 1 millón de dólares. ¿La solución preventiva? Hacer en todos los países como en China: 1 hijo por familia y penalizar las transgresiones. Esto debe entenderse. Hoy ya la superpoblación consume el equivalente en recursos a un planeta y medio por año. La Tierra puede sostener 5.000 millones, ya tenemos un exceso de 2.700 millones. Debemos proceder a equilibrar la demanda del consumo de los recursos vitales en forma coherente y al largo plazo.

La tasa reproductiva humana responde ahora al modelo de crecimiento exponencial. ¿Por qué? La población humana total sobre la Tierra se dobló y alcanzó 200 millones de personas durante el año 5000 A.C. al año 1 D.C., demoró 50 siglos. La próxima vez se dobló en sólo 14 siglos. En 1800, sólo 4 siglos después, volvió a doblarse. A principios del Siglo XX la duplicación bajó a 100 años, a 60 años en 1950 y, a 40 años en la actualidad. Esto indica un crecimiento exponencial explosivo. De todos los seres humanos que han vivido sobre el planeta, el 5% estaba vivo en 1980, 20 años después en el 2000, el mismo número creció al 10%.

Nacen 375.520 personas por día, o sea 135.604.800 por año, según datos del 2016. Esto equivale a la población de 3,4 Argentinas por año, 68 cada 20 años, 2.712.096.000 seres humanos más sobre el planeta.

La ecuación es simple: a más superpoblación, más producción y más contaminación, por lo tanto más calentamiento global y menores recursos en el planeta.

14.- AMAZONAS PIERDE 1.800 HAS. POR HORA

La tala indiscriminada, los cultivos masivos y la explotación de los recursos naturales ya han hecho que desaparezca un 17% de la selva amazónica. Se calcula que un 90 % de esa actividad es ilegal. Cada hora desaparecen en Amazonas 1800 hectáreas de selva. La selva del Amazonas, que le da el 20 por ciento del agua dulce al planeta y gran parte del oxígeno, estará casi perdida en 40 años.

15.- YA TALAMOS LA MITAD DE TODOS LOS BOSQUES

Hay tres billones de árboles en todo el planeta. De media hay 422 árboles por cada humano. Cada año, las actividades humanas acaban con 15.000 millones de árboles, equivalente a la superficie de Portugal. La pérdida neta, compensando con la aparición de nuevos árboles y la reforestación, es de 10.000 millones de ejemplares. Desde el comienzo de la civilización, el número de árboles del planeta se ha reducido en un 46%, casi la mitad de lo que hubo. Para el 2050 casi no quedarán bosques.

16.- ACIDIFICACIÓN DE LOS OCÉANOS

El otro problema de CO2. La acidificación del océano es un peligro oculto causado por el aumento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2). Recientemente, los científicos han demostrado que la quema de petróleo, carbón o gas, transforma rápidamente la química básica de los océanos, lo que hace que el agua sea más ácida. Cada día hay más evidencia de que la acidificación afecta la vida marina en todo el mundo y que dentro de unas décadas valiosos ecosistemas marinos pueden ser dañados o destruidos.

Las posibles consecuencias de la acidificación de los océanos en los organismos marinos son complejas. Especialmente preocupante es la respuesta a la acidificación de los organismos calcificantes, como corales, algas, moluscos y distintas especies de plancton, puesto que su capacidad para construir conchas, caparazones o material para sus esqueletos (mediante la calcificación) depende de la concentración de ión carbonato. Para muchos organismos, la calcificación disminuye conforme aumenta la acidificación. Entre otras consecuencias que la acidificación tiene para los organismos, cabe destacar su menor índice de supervivencia, desarrollo y crecimiento, así como cambios en sus funciones fisiológicas y una menor biodiversidad.

17.-DESAPARECERÁN EL 100% DE LOS CORALES

El 75% de los arrecifes de coral del mundo están amenazados, según un estudio coordinado por la organización The Nature Conservancy (TNC), en el que participaron más de 25 organizaciones ambientales y cientos de científicos internacionales. El informe señala que si no se toman medidas, en 2030 el porcentaje será más del 90% y casi el 100% en 2050. Los corales de Haití, Granada, Filipinas, las Comores, Vanatu, Tanzania, Kiribiati, Fiyi e Indonesia padecen la situación más vulnerable y degradada según el estudio.

18.- AVANZA LA DESERTIFICACIÓN

El 70% de las tierras secas de todo el mundo, están degradadas, lo que equivale a 3,600 millones de hectáreas (con excepción de los desiertos hiperáridos).Las sequías son el desastre natural más costoso del mundo. En el caso de Estados Unidos representa un gasto aproximado de 6,000 a 8,000 millones de dólares al año, considerando que este fenómeno afecta a más personas que ninguna otra forma de desastre natural.

Según las estimaciones, 24 mil millones de toneladas de suelo fértil desaparecen cada año y durante los últimos 20 años se ha perdido una superficie equivalente a la superficie agrícola de los Estados Unidos. Aproximadamente, un tercio de las tierras del planeta se encuentra amenazado por la desertificación.

Para abril de 2013, 168 países se encuentran afectados por la desertificación. Cada año, 75 billones de toneladas de suelo fértil se pierden por la degradación de la tierra. Asimismo, 12 millones de hectáreas de tierra desaparecen cada año por la desertificación y la sequía. Se trata de un área que podría producir 20 millones de toneladas de granos.

19.- SE ACABA LA RESERVA DE PÉTROLEO

Para el 2030 apenas nos quedará el 15% del petróleo del que actualmente disfrutamos, medido en términos de energía neta.

En 2018, la demanda de crudo fue de un total de 98.51 millones de barriles diarios. Algo más de 18 millones de metros cúbicos. Equivalentes a más de 500 mil camiones cisternas por día. Reservas totales disponibles: Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en el mundo hay 1,65 billones de barriles (2014),​ eso quiere decir 262 billones de litros (262 km³), si la producción de 98 millones de barriles al día​ se mantuviera constante, significa que habría petróleo para 45 años.

En 1992, con la combustión mundial de carbón, petróleo y gas, más la producción de cemento, se lanzaron 22.600 millones de toneladas de CO2 al aire. En 2012, las emisiones ascendieron a 34.500 millones de toneladas. En lugar de controlarlo, la humanidad aceleró el cambio inducido por el hombre. Ahora contaminamos a razón de 40 mil millones por año. LA ONU Y LA NASA COINCIDEN: LA CIVILIZACIÓN COLAPSARÁ AMENOS QUE CAMBIE EL MUNDO.

Gases invernadero claves como el CO2, Metano (CH4) y óxido nitroso (N2O). Estos gases naturales son menos de un 1% del total, pero son vitales ya que actúan como una “manta” alrededor de la Tierra. Sin esta capa la temperatura mundial sería 30°C más baja. Según el IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) avalado por la ONU, la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado casi 1°C desde la época preindustrial, y al ritmo actual de emisiones, la temperatura global podrá subir entre 3 y 5°C a finales del Siglo XXI. Aunque no parezca mucho, es equivalente a volver a la última glaciación pero en la dirección inversa, además este cambio climático es el más rápido en los últimos 100.000 años, haciendo muy difícil que los ecosistemas del mundo se adapten. De los pocos acuerdos establecidos en las Cumbres Mundiales del Clima, se recalcó la necesidad de no sobrepasar el umbral de los +2° C., cifra a partir de la cual el problema del calentamiento global se nos iría definitivamente de las manos. Esto según el IPCC significa estabilizar la concentración de CO2 en la atmósfera en 350 partes por millón, actualmente estamos en 410 ppm. Y subiendo…

20.- EL POLO NORTE HACIA EL DESHIELO TOTAL

En el año 2015, el mínimo de extensión de mar cubierto por hielo en el Ártico se redujo a 4,41 millones de kilómetros cuadrados el 11 de septiembre, lo que supone 1,81 millones de kilómetros cuadrados menor al promedio 1981-2010.

El mínimo del hielo marino del Ártico medido por satélites de la NASA ese verano es el cuarto más bajo registrado desde que comenzaron las observaciones desde el espacio.

La cubierta de hielo marino en el Ártico ayuda a regular la temperatura del planeta al reflejar la energía solar de vuelta al espacio, por el efecto albedo. La capa de hielo del mar crece y se contrae cíclicamente con las estaciones. Su extensión mínima de verano, que se produce al final de la temporada de deshielo, ha ido disminuyendo desde finales de 1970 en respuesta a las temperaturas más cálidas. En el pasado, el hielo marino ártico era como una fortaleza. El océano sólo podía atacarlo desde los lados. Ahora es vulnerable desde abajo y la bolsa de hielo se derrite desde dentro.

Cuando el Polo Norte se descongele por completo en los veranos del Norte, el efecto albedo ya no estará presente, entonces el océano ártico se recalentará y pasarán a derretirse los glaciares de Groenlandia, pudiendo inundar las ciudades costeras del mundo. Además se liberarán explosivamente los enormes depósitos de hidratos de gas metano. Será el fin del mundo como lo conocemos.

21.- FALTARÁ EL OXÍGENO

Según un estudio, la disminución del fitoplancton tropical en la superficie acuática afectaría al Planeta.

La humanidad dentro de 80 años puede tener problemas de la falta de oxígeno en la atmósfera de la Tierra debido a la disminución del fitoplancton tropical en la superficie acuática, de acuerdo con un estudio presentado por científicos de la Universidad de Michigan, Estados Unidos.

En la investigación, el equipo de científicos demostró que al estudiar la superficie de los océanos del mundo, observaron el efecto del aumento de la temperatura del agua sobre el metabolismo del plancton, una de las principales fuentes del oxígeno atmosférico que se vería afectada hacia fines de este siglo, según despacho de la agencia AVN

En los estudios se examinaron 130 especies de fitoplancton, especialmente las áreas de su desarrollo en la zona climática templada y en las aguas cercanas al círculo polar, lo que llevó a los biólogos a concluir que el fitoplancton debe reproducirse con temperaturas más bajas que la temperatura media del año.

De acuerdo con las conclusiones preliminares de los científicos, las especies tropicales de fitoplancton son más sensibles al calentamiento global.

A causa de estos procesos de cambio climático y aumento de temperaturas, todo el plancton de la zona tropical puede quedar arrinconado en los polos, donde también corre el riesgo de desaparecer.

Los investigadores concluyeron que después de ocho décadas la disminución del oxígeno adquirirá un estado crítico, lo que tiene implicancias negativas no sólo en toda la fauna y flora marina, sino también en la vida terrestre.

22.- EL COSTO DEL CALENTAMIENTO SERA DE U$S 10 BILLONES/AÑO

Se calcula que para el 2100 Estados Unidos experimentará pérdidas anuales por 2 billones de dólares a causa del Calentamiento Global, a menos que se apliquen medidas preventivas en lo inmediato que detengan la acumulación de los gases de efecto invernadero. En tanto el costo de no actuar a tiempo ascenderá para todo el planeta a casi 10 billones de dólares por año.

Nuevas investigaciones demuestran que si continúan las tendencias actuales, el costo total anual del calentamiento global ascenderá al 3.6% del producto interno bruto (PIB). Tan solo cuatro impactos del calentamiento global –daños por huracanes, pérdidas inmobiliarias, costos de energía y costos de agua- costarán el 1.8% del PIB de EE.UU., o casi $1.9 billones al año (en dólares de hoy día) para el 2100, en ese país. Sabemos cómo evitar la mayoría de esos daños con firmes acciones nacionales e internacionales para reducir las emisiones que causan el calentamiento global. Pero debemos actuar ya. Mientras más esperemos, más dolorosas –y costosas- serán las consecuencias.

Las peores estimaciones señalan que el calentamiento global causará cambios drásticos al clima del planeta, con incrementos promedio en la temperatura de 13 grados Fahrenheit en la mayor parte de Estados Unidos y 18 grados Fahrenheit en Alaska durante los próximos 100 años.

Poner en marcha soluciones rápidas, globales y eficientes para dar solución de fondo a la problemática del cambio climático y a la depredación del medioambiente en general, se trata de una cuestión de absoluta supervivencia. No es una causa moral ni ética. Si no realizamos las acciones necesarias en tiempo oportuno, con la inteligencia suficiente para renovar la armonía entre la Humanidad y la naturaleza, como resultado se producirán perdidas económicas cuantificables en no menos de 100 billones de dólares en los próximos cien años y morirán millones de personas a causa de la extensión de las sequías, la falta de alimentos y de agua potable, junto a la inundación de las zonas costeras.

23.- EN 2020 EL CALENTAMIENTO SERÁ IRREVERSIBLE

Un equipo de especialistas advirtió que las severas consecuencias de los gases invernaderos podrían ser irremediables si no se contemplan a corto plazo. Y elaboró un plan de seis puntos esenciales para transformar la “marea” del dióxido de carbono del mundo en 2020.

Según la carta abierta elaborada en conjunto por los especialistas, el mundo tiene hasta el 2020 antes de que se produzcan los peores efectos del cambio climático. Los impactos incluirían la rápida deforestación, las inundaciones causadas por el aumento del nivel del mar, las impredecibles variaciones de temperatura que podrían afectar severamente a la agricultura y que las zonas costeras estén anegadas.

PETICIÓN ANTE LA ONU: “Que los gobiernos del mundo logren un acuerdo global de reducción de emisiones de efecto invernadero efectivo, justo y vinculante, acorde con las recomendaciones científicas de los informes IPCC, que evite superar la barrera de 1,5º grado centígrado y los presidentes del planeta aprueben y apliquen el Fondo Verde Solidario del 2% del PIB para terminar con el hambre, superpoblación y calentamiento global. Disponiendo el uso inmediato de  2 billones de U$S/ año para Salvar al Planeta. Se instrumente la Democracia Digital Directa Global y se cree un Gobierno Planetario.”

AL BORDE DEL PRECIPICIO

La tecnología para producir alimentos tiene límite. En la medida que la superpoblación continúe aumentando escasearán los víveres. A todo esto, con los agroquímicos estamos degradando la frágil capa de humus de la que dependemos para las cosechas. Y a nivel marino la sobrepesca ha agotado todos los caladeros del mundo. El horizonte futuro que se perfila para el 2050, cuando seamos 12 mil millones es de hambrunas generalizadas permanentes, a menos que apliquemos medidas preventivas inteligentes ahora. Y el panorama para el 2100, con 15 mil millones empeorará mucho más todavía…. Simplemente ya no podemos dejar de actuar.

Talamos la superficie equivalente de Portugal por año. Amazonia pierde 18.000 hectáreas por hora, y cuando se convierta en estepa, el CO2 contenido en sus troncos elevará la temperatura promedio 1º C. Los enormes depósitos de hidratos de gas metano submarino en el océano Ártico son suficientes, cuando se liberen a la atmósfera, para hacer ascender la temperatura global 6º y 12º C en los polos, iniciando un proceso de deshielo global, con un aumento del nivel oceánico de 70 metros. Toda la península de Florida en Estados Unidos, junto con la NASA y Miami, desaparecerá. Las ciudades costeras quedarán bajo las aguas, junto con sus parques industriales y puertos, habrá más de mil millones de refugiados ambientales simultáneos. La civilización y la tecnología retrocederán por falta de insumos. Faltarán alimentos y agua potable. El metano es 35 veces más eficiente para causar efecto invernadero. Y ya está burbujeando metano submarino en zona ártica, la retroacción imparable ha comenzado y se acelerará en la medida que la temperatura siga ascendiendo. Hemos llegado a las 410 ppm de CO2 y cuando rompamos la barrera de 450 tendremos 2º C más de temperatura global. ¿Estamos o no en Emergencia Planetaria?

El hambre, la pobreza extrema, la superpoblación, el calentamiento global, la contaminación, las catástrofes medioambientales, el narcotráfico, la corrupción, sobrepasan la capacidad de las organizaciones nacionales actuales. Se requiere un nuevo modelo de organización para atender a las demandas de las urgencias globales del planeta. Este Master Plan es un primer intento orientado para tal fin. Bajo todos los aspectos resulta insuficiente limitar las emisiones de carbono simplemente. Es necesario y urgente reorganizar los recursos y estructuras del planeta integralmente. El diagnóstico es que nuestra civilización hoy como está ya no es apta para continuar, por lo tanto debe ajustarse, perfeccionarse y cambiar. Pasar a otro modelo de organización. Y en lo posible hacer la transición en el menor plazo, antes que comiencen las retroacciones naturales, como la liberación de los depósitos del metano submarino.   En el 2030 seremos 9.000 millones y según Naciones Unidas necesitáremos 2 planetas para autoabastecernos. Hoy consumimos 98 millones de barriles de petróleo por día, para el 2030 serán 120 millones, llegáremos al pico máximo de consumo y los pozos comenzarán a agotarse. Así llegará a su fin la era industrial basada en hidrocarburos y gas. Para el 2050 seremos 12.000 millones y necesitáremos producir 70% más de alimentos y necesitáremos 3 planetas. La única solución racional es limitar y reducir la población, imponiendo que todas las familias no tengan más que un hijo. Hemos ya agotado las reservas naturales de nuestro mundo. Somos demasiados… Si este Master Plan no se instrumenta en tiempo y forma oportunos, acontecerán trágicas consecuencias y morirán cientos de millones, quizás miles de millones. El tiempo nos juzgará… Y estamos afirmando que sólo nos quedan 10 años antes que los grandes problemas comiencen a aparecer. ¡Apenas un parpadeo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close